PaleoArgentina Web. Hallan fósil de Uberabasuchus. Smilodon en la Patagonia Chilena. diversificación de vida en el Periodo Ordovícico. sexual prematuras entre dinosaurios. La explosión evolutiva Cambrica.Descubren huellas de Dinosaurios en el Monte Lepini, en Italia. Hallan a Linheraptor exquisitus, nuevo pariente del Velociraptor del Cretácico de China. Seitaad ruessi, un antecesor jurasico de los gigantes Sauropodos. El Tyrannosaurus tubo un representante en Australia. Identificadas seis especies de tiburones fósiles en la Vega de Pas. Plumulitid machaeridian, uno de los fósiles más extraños del mundo aparece en el centro de Otawa. Fedexia striegeli surgió hace 300 millones de años a partir del cambio climático.
 
   

El Portal Paleontologico mas completo de lengua hispana. Gracias por visitarnos y esperamos su colaboracion.

 

PaleoArgentina - Portal Paleontológico

I Pagina Principal I Presentación I Agregar en Mis Favoritos I Imprimir  I Copyright  I Correo I Colabore I Gmail I Grupo Paleo I

 

 

Hallan a Linheraptor exquisitus, nuevo pariente del Velociraptor del Cretácico de China.

Publicado en Paleo.  Año 8. Numero 45. Mayo de 2010.

El ejemplar, que según los investigadores está "excepcionalmente bien conservado", fue bautizado Linheraptor exquisitus, y es uno de los esqueletos más completos que se han encontrado en la región. El fósil fue descubierto por un grupo de estudiantes de postgrado de las universidades George Wahington, en Estados Unidos, y la de Londres.

Tal como explican los científicos, el Linheraptor pertenece a la familia de los dromeosáuridos, "largartos voladores", los dinosaurios terópodos que vivieron en el periodo Cretácico Superior y que reinaron la Tierra durante unos 100 millones de años. Además del Linheraptor y el Velociraptor, los terópodos incluyen también al famoso carnívoro Tyranosaurus rex y a algunas aves modernas. Los estudiantes estaban llevando a cabo un proyecto de campo en la región cuando hallaron al ejemplar en la región de Mongolia Interior, administrada por China.

"Vi la punta de la garra que sobresalía en la pared del acantilado y me quedó totalmente sorprendido al encontrar que todo el esqueleto estaba enterrado en la profundidad de la roca" expresa Jonah Choiniere, uno de los investigadores de la Universidad de Londres. "Este fósil nos brindará mucha información sobre la evolución de los esqueletos en el grupo que incluye al Velociraptor" agrega. El ejemplar, que mide unos 2,5 metros de largo y pesa 25 kilogramos, fue descubierto en la formación de Wulansuhai durante una expedición de campo de los estudiantes en 2008.

Se cree que el Linheraptor pudo haber sido un depredador muy veloz y ágil que se alimentaba de pequeños dinosaurios cornudos vinculados al Triceratops. Igual que otros dromeosáuridos, el Linheraptor tenía garras grandes y muy curvadas en las patas, las cuales pudo haber utilizado para atrapar a sus presas.

Los científicos afirman que el nuevo ejemplar pertenece a una especie más relacionada a otra recién descubierta llamada Tsaagan mangas. El cuello y cabeza del esqueleto de un Tsaagan fueron descubiertos en Mongolia en 1993. Y tras estudiar el cráneo de este ejemplar se dedujo que esta especie era más primitiva que el Velociraptor. "Siempre quise descubrir un dinosaurio desde que era niño y nunca me di por vencido" expresa Michael Pittman, otro de los investigadores de la Universidad de Londres.

"Es increíble que mi primer descubrimiento fuera el de un pariente del Velociraptor. Mi tesis es sobre la evolución y biomecánica de las colas de dinosaurio, pero los dinosaurios carnívoros son mis favoritos y mi especialidad", agrega. Lo único que diferencia a Linheraptor de otros dromeosáuridos es un hueco triangular frente a la órbita ocular, la llamada fenestra antorbital, un espacio en el cráneo que habrían ocupado los senos nasales.

En la nueva especie este hueco triangular está dividido en dos cavidades, una de las cuales es particularmente grande. Los investigadores creen que ahora, con el esqueleto de la nueva especie, podrán reconstruir una serie de cambios evolutivos dentro de la familia de los dromeosáuridos.

"Éste es un fósil verdaderamente hermoso y documenta una etapa de transición en la evolución de los dromeosáuridos" expresa el doctor Xu Xing, profesor del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de la Academia de Ciencias de China.

 


Seitaad ruessi, un antecesor jurasico de los gigantes Sauropodos.

 Publicado en Paleo.  Año 8. Numero 45. Mayo de 2010.

Las rocas rojas de Utah preservaban el esqueleto de una especie de dinosaurio herbívoro no conocido hasta el momento y que podría haber quedado enterrado vivo tras el colapso de una duna de arena hace 185 millones de años. El descubrimiento, del que informan investigadores de la Universidad de Utah en en la revista 'PLoS ONE', confirma la expansión exitosa de los dinosaurios sauropodomorfos durante los inicios del Jurásico.

La especie ha sido denominada 'Seitaad ruessi', que deriva del navajo 'Seit'aad', en referencia al monstruo del desierto de arena de la leyenda navaja de la creación que se tragaba a sus víctimas en las dunas, y de Everett Ruess, el artista, poeta, naturalista y explorador que desapareció misteriosamente al sur de Utha en 1934 a los 20 años. El 'Seitaad ruessi' es parte de un grupo de dinosaurios conocidos como sauropodomorfos que se encontraban por todo el planeta durante inicios del Jurásico, cuando todos los continentes seguían unidos en Pangea.

El esqueleto del Seitaad se descubrió sobresaliendo de los acantilados multicolores de Navajo Sandstone en 2004 por un historiador y artista local llamado Joe Pachak, que hacía senderismo. En 2005 investigadores del Museo de Historia Natural de Utah recuperaron el especimen de la duna de arena fosilizada. El fósil incluye la mayoría de los huesos del esqueleto, excepto la cabeza, y partes del cuello y la cola. El especimen fue recuperado de dunas de arena fosilizada que formaban parte de un gran desierto que cubría la región hace unos 185 millones de años, durante el Jurásico.

En vida, el animal pudo haber medido alrededor de un metro de alto hasta las caderas y entre 3 y 4,5 metros de largo en total. Su peso rondaría los 70 a 90 kilogramos y podía caminar con dos o las cuatro patas. Su alimentación se basaba principalmente en plantas. Los primeros sauropodomorfos, incluyendo al seitaad, tenían largos cuellos y colas, cabezas pequeñas y dientes con forma de hoja, lo que sugiere que estaban especializados para una dieta herbívora. Estas mismas características pasaron a sus descendientes de mayor tamaño, los saurópodos.

El descubrimiento del seitaad confirma que este grupo de dinosaurios estaba extraordinariamente extendido durante los inicios del Jurásico, hace aproximadamente entre 175 y 200 millones de años. Incluso aunque el seitaad era bastante pequeño, era probablemente el herbívoro más grande en esta época al sur de Utah y los investigadores creen que aún están por descubrir más dinosaurios en estas rocas.

 


El Tyrannosaurus tubo un representante en Australia.

 Publicado en Paleo.  Año 8. Numero 45. Mayo de 2010.

Los Tyrannosaurus rex también recorrieron los continentes del sur. El hallazgo de un hueso de unos 30 centímetros de la cadera de un pequeño antepasado del animal encontrado en una caverna de Victoria (Australia) echa por tierra la creencia de que sólo existieron en el hemisferio norte, según sugiere un estudio realizado por científicos de la Universidad de Cambridge y de la Universidad de Melbourne.  

El estudio, que ha sido publicado en la revista Science, arroja nueva luz sobre la historia evolutiva de este grupo de dinosaurios y plantea una cuestión crucial sobre su tamaño: sólo los animales del norte se convirtieron en los predadores gigantes de pesadilla. Sus familiares del sur, por una razón desconocida, no crecieron tanto. La comparación no deja lugar a dudas: el pequeño ejemplar encontrado en Victoria, que vivió hace 110 millones de años, medía tres metros de largo y pesaba 80 kilos. Los grandotes del norte de hace unos 70 millones de años les hacían sombra: 12 metros de largo y cuatro toneladas. Según Roger Benson, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Cambridge, el hueso "es sin dudas identificable" como el de un tiranosaurio por sus singulares características.

 

 

De 30 centímetros de longitud, parece una barra con sus dos extremos ampliados, uno de ellos se aplana y conecta con la cadera. "Se trata de un descubrimiento excitante porque los fósiles de los tiranosaurios sólo se habían encontrado en el hemisferio norte y algunos científicos pensaban que nunca habían llegado hasta el sur", explica. Benson añade que aunque exista sólo un hueso "este demuestra que hace unos 110 millones de años había tiranosaurios pequeños como el nuestro en cualquier parte del mundo". Es posible que queden otros por descubrir en África, América del Sur y la India.

De acuerdo con los análisis del fósil, el hueso pertenecía a un animal identificado como NMV P186069 que medía unos tres metros de largo y pesaba unos 80 kilos, con una gran cabeza y los brazos pequeños que caracterizan a los Tyrannosaurus rex. De acuerdo con Paul Barrett, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres, la ausencia de los tiranosaurios en los continentes del sur parecía ser un hecho anómalo. Los fósiles de otros tipos de dinosaurios considerados típicos del norte ya han comenzado a aparecer en los continentes del sur.

"Este hallazgo demuestra que los tiranosaurios pudieron llegar a esas regiones en las primeras etapas de su historia evolutiva", agrega.

No obstante, los científicos admiten que su descubrimiento deja en el aire una incógnita: ¿por qué esos pequeños tiranosaurios evolucionaron para convertirse en los enormes Tyrannosaurus rex solamente en el Hemisferio Norte?. Esta pregunta sólo puede responderse con nuevos descubrimientos.

 


Identificadas seis especies de tiburones fósiles en la Vega de Pas.

  Publicado en Paleo.  Año 8. Numero 45. Mayo de 2010.

La revista científica de paleontología 'Geobios' ha publicado un trabajo realizado por el profesor de la Universidad de Cantabria (UC) David Didier Bermúdez-Rochas que describe la diversidad de la fauna de tiburones que existió en la Cuenca Vasco-Cantábrica durante el Cretácico Inferior, como las seis especies de tiburones fósiles que se han identificado en la Vega de Pas. En este estudio, financiado por el Instituto Geológico Minero de España (IGME), a partir de las colecciones paleontológicas del Museo Geominero de Madrid, se han identificado 51 dientes fósiles aislados de seis especies pertenecientes a otros tantos géneros diferentes de tiburones hybodontiformes, hoy en día extintos: 'Hybodus parvidens', 'Egertonodus basanus', 'Planohybodus ensis', 'Lonchidion breve', 'Parvodus sp.' y 'Lissodus sp'.

Además de los dientes de estos escualos, se ha descrito una espina dorsal y dos espinas cefálicas, estas últimas propias de los machos de este tipo de tiburones. Cuatro de las seis especies descritas en el yacimiento de la Vega de Pas, con una antigüedad aproximada de 134 a 125 millones de años, se habían encontrado anteriormente en yacimientos del sur de Inglaterra y varias de ellas no se habían hallado en la Península Ibérica hasta la fecha. Según Bermúdez-Rochas, se sabe muy poco sobre cómo se desplazaban estos tiburones entre diferentes masas continentales pero, debido a que la Formación Vega de Pas está considerada por los investigadores como sedimentos depositados en un ambiente compuesto por ríos y lagos de agua dulce, y dada la situación paleo-geográfica de ésta durante el Mesozoico, la investigación contribuye a la idea de muchos especialistas de que estos animales tendrían probablemente una gran tolerancia para soportar ciertos cambios de salinidad en el agua, al igual que algunos tiburones actuales.

Sin embargo, Bermúdez-Rochas precisó que "el trabajo se centra en la identificación taxonómica de los restos fósiles, y no en realizar interpretaciones paleoambientales para las cuales es necesaria la consideración de otros muchos factores". Por la morfología funcional de los dientes estudiados se deduce que estos tiburones estaban adaptados a una amplia variedad de hábitos alimenticios. En el Yacimiento Vega de Pas 1 se han encontrado desde especies que se alimentarían de otros peces y pequeños reptiles, hasta otras (durófagas) adaptadas para nutrirse de organismos con concha.

 


Plumulitid machaeridian, uno de los fósiles más extraños del mundo aparece en el centro de Otawa.

 Publicado en Paleo.  Año 8. Numero 45. Mayo de 2010.

Científicos han descubierto en pleno centro de Ottawa, la capital de Canadá, uno de los fósiles más raros del mundo, el esqueleto complejo de un Plumulitid machaeridian, una extraña criatura de 450 millones de años que se asemeja a un gusano de armadura plateada. Se trata de un anélido, el grupo que incluye a las lombrices de tierra y a las sanguijuelas, hoy en día extendido desde lo más profundo de mar a los jardines de los vecindarios. El descubrimiento puede suponer una clave importante para conocer cómo evolucionaron estos organismos tan primitivos.

«Estos nuevos e importantes fósiles se descubren generalmente en zonas alejadas o poco estudiadas del planeta, lo que requiere viajes difíciles y un poco de aventura para llegar a ellos», explica Jakob Vinther, investigador de la Universidad de Yale y autor principal del estudio.

Sin embargo, este raro especímen «¡fue encontrado en un lugar que tiene una dirección en el mapa!»: Plumulites canadensis, Albert Street, Ottawa, Canadá K1P1A4, por si alguien quiere enviarle una postal. La existencia de los extraños restos llegó a oídos de los científicos a través de un coleccionista de fósiles aficionado, que los encontró en un pequeño bloque durante la excavación de un edificio. Los investigadores se dieron cuenta muy pronto de que no se trataba de un trilobite común, una clase de artrópodos extintos, pero no pudieron confirmarlo hasta pasado un tiempo, cuando los investigadores encontraron fósiles similares en localidades remotas de las montañas de Marruecos.

El Plumulitid machaeridian tiene de unas fuertes extremidades para caminar, dispuestas a modo de cerdas, y un conjunto de placas mineralizadas sobre el dorso. Estas placas eran rígidas, pero se podían mover una respecto a otra proporcionando al animal una armadura de protección muy parecida a la armadura de metal flexible inventada por el ser humano 450 millones de años más tarde. Posiblemente, esta característica le ayudó a sobrevivir. 

 


Fedexia striegeli surgió hace 300 millones de años a partir del cambio climático.

 Publicado en Paleo.  Año 8. Numero 45. Mayo de 2010.

Un cambio climático que se produjo hace 300 millones de años favoreció la aparición y expansión de un anfibio terrestre carnívoro que ha sido bautizado como 'Fedexia striegeli', según una investigación que publica 'Annals of Carnegie Museum'. El animal ha sido descubierto en Pensilvania (EEUU) y forma parte de un grupo de anfibios ya extintos llamados 'Trematopidae', que habitaron la Tierra 70 millones de años antes que los primeros dinosaurios. 'Fedexia striegeli' es uno de los escasos anfibios relativamente grandes cuyas características muestran que eran predominantemente terrestres en una época geológica tan temprana.

Los autores de esta investigación subrayan que el yacimiento donde se encontró el fósil es 20 millones de años más antiguo que otras zonas paleontológicas en las que han sido hallado animales emparentados con 'Fedexia striegeli', lo que sugiere que la expansión y diversificación de este grupo de animales se dio antes de que lo que hasta ahora se pensaba. Un grupo de paleontólogos del Museo Carnegie de Historia Natural encontró el cráneo en 2004, cerca del aeropuerto internacional de Pittsburgh.

Un grupo de paleontólogos del Museo Carnegie de Historia Natural encontró el cráneo en 2004, cerca del aeropuerto internacional de Pittsburgh. El fósil, que mide unos 12 centímetros, se encuentra en un excelente estado de conservación, hasta el punto de que se conserva en tres dimensiones pues no fue aplastado por las rocas, algo poco habitual. A diferencia de otros anfibios que apenas salían del agua, la nueva especie descubierta pasaba la mayor parte del tiempo en tierra y sólo volvía a mojarse para poner sus huevos. Su adaptación habría sido posible gracias a una tendencia global que paulatinamente produjo un clima más seco y caluroso.

Según este estudio, hace 300 millones de años el clima de la Tierra estaba en periodo de transición. Los grandes glaciares del Polo Sur producían rápidos cambios en el clima global y en el oeste de la zona que hoy es Pensilvania se daban lluvias torrenciales. En ese contexto, comenzaron a proliferar los pantanos y con ellos, los anfibios, que necesitan un hábitat húmedo para sobrevivir.

Sin embargo, el agua se fue congelando gradualmente en los polos, con lo que el nivel del mar descendió. Asimismo, grandes regiones de la Tierra fueron volviéndose más cálidas y numerosos lagos y pantanos se secaron, lo que provocó la extinción de numerosas especies de plantas. En esa época fue cuando los anfibios tuvieron que adaptarse y pasar de ser predominantemente acuáticos a terrestres. La población de vertebrados que ya habían empezado a vivir en los dos ambientes -entre los que se encuentran parientes del 'Fedexia striegeli'- creció y se expandió mucho más rápido que aquellos que seguían dependiendo de un hábitat frío y húmedo.

Sin embargo, el agua se fue congelando gradualmente en los polos, con lo que el nivel del mar descendió. Asimismo, grandes regiones de la Tierra fueron volviéndose más cálidas y numerosos lagos y pantanos se secaron, lo que provocó la extinción de numerosas especies de plantas. En esa época fue cuando los anfibios tuvieron que adaptarse y pasar de ser predominantemente acuáticos a terrestres. La población de vertebrados que ya habían empezado a vivir en los dos ambientes -entre los que se encuentran parientes del 'Fedexia striegeli'- creció y se expandió mucho más rápido que aquellos que seguían dependiendo de un hábitat frío y húmedo.

La gran cantidad de fósiles de anfibios de los 'Trematopidae' hallados sugiere que el cambio climático fue un factor decisivo en la diversificación de anfibios terrestres. Y el hallazgo de 'Fedexia striegeli' 20 millones de años antes es un indicador de lo que iba a ocurrir. Los investigadores apuntan, sin embargo, que estos animales no aparecieron de repente. Probablemente existieron millones de años antes en zonas en las que no se han conservado sus fósiles. Sin embargo, la transición hacia un clima más seco y caluroso provocó la dispersión masiva de vertebrados terrestres hacia zonas de costa.

 


El genero Smilodon en la Patagonia Chilena.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

El hallazgo en la provincia de Última Esperanza de restos óseos de un tigre dientes de sable (Smilodon) ratificó las presunciones que desde hace años tenían los investigadores del Instituto de la Patagonia: uno de los más grandes depredadores prehistóricos convivió con la fauna extinta en la zona austral.

El arqueólogo Rafael Labarca, quien encabezó las recientes excavaciones, explica que el tigre dientes de sable se extinguió hace unos diez mil años, misma época en la que desapareció el milodón. Ambos habrían convivido durante tres mil años.

Las piezas halladas corresponden a un maxilar, que posee la raíz y una sección del gran canino que, por su antigüedad y características anatómicas, sólo pueden pertenecer al mítico mamífero de enormes colmillos.

El curador del Instituto de la Patagonia, Pedro Cárdenas, fue quien halló las piezas en el sitio paleontológico Cueva Lago Sofía 4, cercano a Puerto Natales. Para Rafael Labarca estas evidencias confirman la extensión geográfica que alcanzó el felino, incorporándose en la lucha de dominio territorial entre herbívoros y carnívoros.

Ahora se estudiarán en detalle los restos óseos y luego se verá si es conveniente o no enviarlos para un fechado radiocarbónico.

Para el arqueólogo Alfredo Prieto, este hallazgo demuestra irrefutablemente que el tigre dientes de sable habitó en Magallanes hace más de diez mil años: "Resuelve científicamente una información que hubo que mantener como provisoria por casi un siglo, a pesar de que en el mismo lugar habíamos encontrado restos que nos parecieron de esa especie", recalca Prieto.

Las piezas estaban a unos 45 centímetros de profundidad en una cueva con acceso muy restringido, lo que contribuyó a su conservación.

Fuente: Grupo Paleo.

 


Impactos de meteoritos produjeron la

diversificación de vida en el Periodo Ordovícico.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Los impactos de meteoritos se han asociado a diversos desastres, como la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. Sin embargo, puede que lo contrario también ocurriera y que provocaran el surgimiento de una nueva variedad de vida animal durante el Ordovicio.

Svend Stouge, Dave Harper y colaboradores han descubierto recientemente que en el periodo Ordovicio (entre hace 490 y 440 millones de años) la Tierra fue atacada por un intenso bombardeo de meteoritos.

Quizás esto provocó el surgimiento de nuevas variedades de vida animal. En esa época se produjo una rápida evolución biológica en un tiempo relativamente corto. Los cambios ocurridos durante ese periodo fueron muy importantes como la aparición de los primeros braquiópodos, los trilobites o los nautiloideos.

Los impactos iniciales probablemente devastaron la vida en esa época pero de las “cenizas” surgió una nueva fauna más rica de la que había antes. Un aspecto interesante es que la explosión del Cámbrico ocurrió 40 millones de años antes.

La conclusión de estos científicos, basada en análisis informáticos de los datos obtenidos de las muestras de meteoritos, restos fósiles y cráteres (uno de los cráteres tiene un diámetro de 7,5 Km en lo que hoy es Suecia), es que parece que el fenómeno fue regional y alrededor de lo que hoy es el mar Báltico. Pero ahora tienen datos de restos de meteoritos de composición similar en China, así que quizás el fenómeno fuera global.

Fuente: Nature Geoscience y Grupo Paleo.

 

 

Los Pterosauros no pescaban en pleno  en vuelo.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Trabajos anteriores acerca de los pterosaurios concluyeron que algunas especies se alimentaban pescando a vuelo rasante sobre la superficie del agua, manteniendo sus bocas abiertas, pero un nuevo estudio derriba esta suposición, mostrando que este tipo de estrategia de alimentación era altamente improbable en estos animales.

Con el propósito de imaginar los comportamientos, hábitos y estilos de vida de animales hoy extintos, la paleontología generalmente depende de la extrapolación a partir de especies actuales. Los científicos identifican características anatómicas compartidas, e infieren de allí estilos de vida compartidos. Este método se suele emplear para predecir la dieta de una especie extinta basándose en comparaciones de dientes, o se emplea para concluir que las especies con grandes ojos eran nocturnas. Sin embargo, este nuevo estudio realizado por Stuart Humphries, Richard Bonser, y otros colegas suyos, nos demuestra que debemos ser precavidos con tales suposiciones.

Humphries y sus colegas de las universidades de Portsmouth, Reading y Sheffield, en el Reino Unido, investigaron los mecanismos de alimentación de los pterosaurios empleando una gran variedad de ingeniosas técnicas de experimentación y de modelación aerodinámicas. Compararon las fuerzas que actúan sobre una moderna ave que se alimenta pescando a vuelo rasante, del género Rhynchops, con las fuerzas que debían haber actuado sobre el pterosaurio.

Su conclusión es que el tamaño de estos colosales animales no podía permitirles alimentarse de la manera previamente descrita, ya que la fuerza de arrastre experimentada por un pterosaurio de alrededor de una tonelada de peso le hubiera impuesto un gasto energético excesivamente elevado.

Los autores de la investigación también revelan que los pterosaurios más pequeños y livianos, que pudieron haber logrado superar esta barrera energética del arrastre, eran igualmente improbables candidatos para esta forma de alimentación, ya que carecían de las numerosas adaptaciones del cuello y del cráneo vistas en los pájaros pescadores modernos.

En definitiva, este estudio contradice la suposición no demostrada de que el arrastre o resistencia al avance es un costo no relevante del vuelo, ofreciendo a cambio una explicación para la relativa escasez de esta estrategia de alimentación, encontrada sólo en tres aves modernas, todas del género Rhynchops.

Los pterosaurios eran un grupo impresionante, con algunos sobrecogedores ejemplares cuya apertura de extremo a extremo de las alas alcanzaba hasta 12 metros.

Fuente: PLoS y Grupo Paleo.

 

 

Nuevos estudios indicaría gestaciones y madurez
sexual prematuras entre dinosaurios.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Investigadores de la Universidad de Ohio y de la Universidad de California en Berkeley han encontrado hueso medular (el mismo tejido que permite a las aves desarrollar los cascarones de los huevos) en dos especimenes de dinosaurios: el carnívoro Allosaurus y el herbívoro Tenontosaurus. También ha sido encontrado en uno de Tiranosaurio rex.

El descubrimiento ha permitido a los investigadores precisar las edades de estas hembras de dinosaurio embarazadas, las cuales fueron 8, 10 y 18 años. Esto indica que las criaturas alcanzaron la madurez sexual antes de lo que se pensaba previamente.

Los científicos estudiaron originalmente los huesos, los cuales provienen de periodos geológicos diferentes, para averiguar más detalles acerca del ritmo de crecimiento de los dinosaurios. Debido a que los paleontólogos raramente encuentran fósiles de dinosaurios adultos, es decir, que hubieran dejado de crecer, algunos expertos han especulado con la posibilidad de que estas bestias antiguas continuaran creciendo incluso en su vejez.

El nuevo estudio sugiere otra explicación: los dinosaurios crecían rápido pero sólo vivían de tres a cuatro años en edad estrictamente adulta. Su descendencia, por tanto, era en buena parte precoz.

Cuando los científicos tuvieron en cuenta el tamaño de los dinosaurios, Andrew Lee y Sarah Werning encontraron que el modelo para la madurez sexual de un reptil predecía que los dinosaurios habrían podido procrear a la edad de 218 años. "Esto es claramente ridículo", enfatiza Lee. Las investigaciones muestran que la mayoría de los dinosaurios vivían sólo hasta los 30 años, aunque las criaturas de cuello largo como los brontosaurios pudieron haber alcanzado los 60.

La investigación ofrece también más evidencias de que los dinosaurios eran menos parecidos a los reptiles y más a las aves.

El descubrimiento contribuye además a esclarecer algunas cuestiones acerca de la evolución de las aves. La presencia de tejido medular en estos dinosaurios, que vivieron hace tanto como 200 millones de años, muestra que las estrategias reproductivas de las aves modernas tienen orígenes muy antiguos.

Fuentes: Ohio U. y Grupo Paleo.

 

 

Los peces primitivos tuvieron que dominar
el mar para evolucionar en tierra firme.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Antes de que los peces comenzaran a invadir la tierra firme, hace unos 365 millones de años, tuvieron que enfrentarse a grandes desafíos. Estos retos fueron abordar nuevas formas de moverse, de respirar, y de comer. Para alimentarse, los peces generalmente succionan a sus presas hacia el interior de sus bocas. Pero el aire es 900 veces menos denso que el agua, así que los pioneros que colonizaron la tierra debían morder su comida para poder alimentarse. Investigadores en la Universidad de Harvard han completado un estudio que reconstruye con detalle cómo ocurrió este cambio.

Antes de dejar por completo el agua, las criaturas acuáticas desarrollaron las herramientas que necesitaban para alimentarse en tierra firme. Esta nueva investigación sugiere que esos primeros tetrápodos (animales de cuatro extremidades), mordían a sus presas en aguas superficiales o sobre la tierra, aunque ocasionalmente atraparan su alimento por succión.

Para convertirse en mordedores, los invasores tuvieron que cambiar sus dientes y cráneos, y aprender a caminar.

Molly Markey y Charles Marshall compararon los restos óseos de un pez, de 365 millones de antigüedad, llamado Eusthenopteron, dos primitivos tetrápodos denominados Acanthostega y Phonerpeton, y un pez moderno. El Acanthostega, parecido a una salamandra, pasaba la mayor parte del tiempo en el agua. El Phonerpeton vivía en la tierra. Tanto el Acanthostega como el Eusthenopteron tenían pulmones y agallas, por lo que podían respirar aire o agua, como los peces pulmonados de hoy. Los tres peces primitivos poseían dientes puntiagudos, un rasgo indicativo de que eran depredadores comedores de carne.

Los estudios realizados por Jenny Clark en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, mostraron que el Acanthostega tenía patas cortas que nacían de sus costados, terminando en lo que parecían dedos unidos por membranas.

Tales extremidades no parecen haber sido muy buenas como soportes, así que es probable que el viejo tetrápodo arrastrara sus pies o los deslizara sobre la superficie, en vez de caminar, propiamente dicho, cuando se aventuraba en la tierra.

Una gran pregunta es por qué, en primer lugar, el Acanthostega y sus parientes dejaron su medio acuático. ¿Trataban de alejarse de depredadores más grandes, o buscaban nuevas presas de las que alimentarse? Es probable que ambas cosas fueran la causa.

Markey y Marshall compararon modelos de primitivos tetrápodos con el Eusthenopteron. La comparación mostró que la clave para la evolución desde la succión hacia la mordida yacía en la parte superior del cráneo de estos animales. Estos huesos del techo del cráneo, en vez de constituir una única y sólida estructura, estaban compuestos por un gran número de diferentes piezas.

Analizando las uniones en los cráneos de los antiguos tetrápodos y peces, y luego comparándolas con las de los peces modernos, los investigadores pudieron determinar cómo se deformó el techo del cráneo bajo la compresión y la tensión ejercidas por el acto de comer. Tales análisis llevaron a la conclusión de que el Eusthenopteron era un succionador, y que el torpe caminante Acanthostega era un mordedor, quizás el primero en el reino animal.

Fuentes: Harvard U. y Grupo Paleo.

 

 

La explosión evolutiva Cambrica.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Según un nuevo estudio, la abundante diversidad de características dentro de las especies, probablemente ayudó a impulsar la proliferación y evolución de una criatura de apariencia extraña que emergió de una explosión de vida sin precedentes en la Tierra hace más de 500 millones de años.

Desde un punto de vista evolutivo, cuanto más variable es una especie, mayor es la cantidad de materia prima de que dispone la selección natural para trabajar.

Los paleontólogos han sospechado durante décadas que las especies altamente variables evolucionaban más rápido que otras. Varios estudios se han acercado al tema, pero éste es el primero en documentarlo de manera convincente en un grupo.

El paleontólogo Mark Webster, profesor de Ciencias Geofísicas de la Universidad de Chicago, analizó 982 especies de trilobites, parientes ancestrales de las arañas y de los cangrejos cacerola (Limulus polyphemus, también conocidos como cangrejos herradura.

Los trilobites, que ya llevan extintos unos 250 millones de años, fueron en su mejor época las criaturas más comunes en los océanos del mundo. Los trilobites variaban en tamaños desde los casi microscópicos hasta los de más de 30 centímetros de largo, aunque la mayor parte de las 17.000 especies conocidas medían de dos a diez centímetros.

Los trilobites estaban entre las criaturas que emergieron hace 500 millones de años, durante lo que los paleontólogos llaman "la Explosión del Cámbrico". Antes de esa época, la vida en la Tierra estaba limitada principalmente a bacterias, algas, organismos unicelulares y los grupos de animales más simples. Pero durante el Período Cámbrico, criaturas más complejas, con esqueletos, ojos y extremidades, emergieron con rapidez asombrosa.

Para su investigación, Webster buscó, en 68 estudios de trilobites previamente publicados, descripciones de características en evolución que pudieran incorporarse a su análisis. Después de descartar los estudios cuya inclusión en su trabajo resultaba inadecuada, se quedó con 49.

Se concentró en características que evolucionaban activamente. La cabeza de un trilobites por sí sola, por ejemplo, exhibe muchos de tales rasgos. Estos incluyen diferencias en la ornamentación, número y distribución de espinas, y la forma de segmentos de la cabeza.

Sus hallazgos: Aproximadamente el 35 por ciento de las 982 especies de trilobites exhibían alguna variación en algunos aspectos de su apariencia, que estaba evolucionando.

Este estudio es importante para ayudar a responder a la gran pregunta de qué estimuló la explosión de vida del Cámbrico, y por qué ese evento fue tan singular. Según los resultados, la gran diversidad de características dentro de las especies probablemente ayudó a estimular de manera decisiva la proliferación y evolución de los trilobites.

Fuentes: U. Chicago y Grupo Paleo.  

 

 

Hallan fósil de Uberabasuchus, un cocodrilo

de 70 millones de años de antigüedad.

Un fósil de cocodrilo de 70 millones de años de antigüedad fue hallado en Brasil, lo que constituye uno de los descubrimientos paleontológicos más importantes del país, indican especialistas.

El anuncio fue realizado por el Departamento de Geología de la Universidad Federal de Río de Janeiro y la Fundación Carlos Chagas Filho, que amparo a la Investigación del Estado de Río de Janeiro (Fpaperj). El hallazgo ocurrió durante excavaciones realizadas en cercanías de la localidad de Peirópolis, en el Estado de Minas Gerais, y se trata de “uno de los más importantes descubrimientos en la investigación reciente en el área de la paleontología brasileña”.

El fósil corresponde a un Uberabasuchus terrificus, “pariente distante” de los actuales ejemplares de cocodrilos y yacarés, y es original del período Cretáceo superior brasileño. En rueda de prensa, los investigadores presentaron un modelo armado del animal tamaño natural, el fósil original del cráneo y las imágenes de la zona donde se realizaron las pesquisas y se registró el hallazgo.

Fuentes: France Presse – Paleontología de Argentina Web Site.

 

 

Descubren huellas de Dinosaurios en el Monte Lepini, en Italia.

Publicado en Paleo. Año 4. Numero 22. Noviembre de 2006.

En los primeros días de julio del 2003,en el monte Lepini,se han encontrado algunas huellas de dinosaurios. El descubrimiento lo ha hecho el Dr Daniele Raponi y Dr Gaspare Morgante durante un estudio geológico y paleontológico por un encargo de la "XIII Comunita Montana dei Monti Lepini e Ausoni"

En los montes Lepini y Ausoni afloran casi exclusivamente rocas carbónicas del Jurasico - Cretácico principalmente de plataforma interna más raramente de margen. Durante el Cretácico la zona del M.Lepini pertenecía a la Plataforma carbónica o Plataforma de los Apeninos.

Una superficie en gran parte recubierta de pedregullo presenta evidentes mud craks. Una segunda superficie que se encuentra debajo de esta a menos de un metro, conserva algunas huellas de dinosaurio. Se trata de depresiones subcirculares sobre un mudstone gris privo de estructuras evidentes.

Las depresiones se llenan de material sobrepuesto de igual litología. Las dos capas son separadas de un velo de oxidación marrón. Algunas depresiones presentan todavía el relleno, otras se presentan a la vista debido a la erosión.

Un sauropodo que ha dejado sus huellas durante el paseo ,de modesta velocidad (alrededor de 2 kilómetros la hora según el método Alexander,1976),era un gran herbívoro cuadrúpedo, mas de 10 m de largo y de 8 a 10 toneladas de peso.

Además de estas huellas han sido individuadas otras huellas. Estas tienen todas las características típicas de las huellas de Terópodos, se trata de huellas mesaxonicas, con la presencia de un tercer dedo mas largo y funcional respecto al segundo y cuarto dedo y que, evidentemente su función es de aguantar el peso del animal. La impresión de los dedos termina con la clásica forma a "V" que identifica claramente la presencia de garras sobre los mismos dedos. Las huellas son bastante simétricas.

Del parámetro de las huellas, medidas según la indicación de Leonardi(1987) ha sido posible recavar informaciones sobre la dimensión y la velocidad de los autores de estas huellas.

El primer parámetro recavado ha sido a altura del la cadera (height at hip),calculado según la metodología propuesta de Alexander(1976)y de Locley(1983),el valor medio ha sido aproximadamente de 90 cm. La velocidad recavada a través de la metodología propuesta de Alexander ha dado valores muy bajos aproximadamente de 3 a 4 km/h típico de un ser viviente que camina lentamente

Los autores de estas huellas, animales de aproximadamente 3 m de largo y cerca 100 kilos de peso, han sido atribuidos a pequeños y ágiles dinosaurios carnívoros perteneciente al sub-òrden de los Teropoda. Una atribución mas especifica necesitan estudios mas profundos y de una comparación de nivel osteológico con los taxa dinosaurianos presente en literatura que por el momento no ha sido posible efectuar.

En síntesis ha sido posible identificar las huellas de algunos sauropodos, enormes herbívoros cuadrúpedos  y varios Terópodos, pequeños dinosaurios carnívoros, de una edad aproximadamente a 100 millones de .anos.

Se trataba del primer lugar con huellas de dinosaurio identificado en la Plataforma carbònica de los Apeninos, la segunda localidad con testificación de dinosaurios (después de Pietraroja, Benevento, donde ha sido encontrado el pequeño terópodos Scipionyx samniticus, por Sasso & Signore,1998)es la primera segura localidad con fósiles de dinosaurios en el Lazio.

El descubrimiento no era inesperado para nosotros. Las plataforma carbonicas-y en particular las Peridiàtricas como la Plataforma del los Apeninos-eran evidentemente zonas que podían hospedar faunas terrestres sobretodo dinosaurios.

La presencia de restos de dinosaurios en los M.Lepini había sido señalada en un articulo publicado en el periódico "il Piccolo"de Trieste en el 1998.Un triestino de vacaciones en el Lazio, había dicho de haber encontrado en un lugar imprecisado de los M.Lepini un fragmento de hueso de dinosaurio "de largo 20-25 centímetros y espeso aproximadamente una pulgada".

Fuentes; Dr Daniele Raponi y el Dr Gaspare Morgante, descubridores del hallazgo. Giuseppe Condorelli, director de DinosauriWeb y Grupo Paleo.

El resto de todas las noticias Paleontológicas, y todas las imágenes de los mas interesantes hallazgos, exhibiciones, congresos y museos, las encontras bimestralmente en >>>>>>>>>>

Noticias Paleontológicas de Argentina      Noticias Internacionales de Paleontología

Mas Información, todas las Imágenes en Paleo.
 

Usted es el visitante numero que consulta esta sección.


En tu hogar

Formato PDF

Archivo

Tu Homepage

En tu mail

En tu PDA
Bajar Zip   Imprimir
RSS

Volver a la Pagina Anterior 

^ Arriba

Pagina Principal del Grupo Paleo

Principal PaleoArgentina Agregar en Mis Favoritos Contáctese a PaleoArgentina

Copyright  ©  2001 - PaleoArgentina Web. Pagina de Divulgación Científica del Grupo Paleo Contenidos Educativos. Aviso Legal Pagina Abierta a toda la comunidad. Todos los derechos reservados.  www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/.

 

 

Política de privacidad   Objetivos   Declaración de responsabilidad   Aviso Legal   Colaboraciones   Contactos   Salir

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 
 

 

 

 

 

Queres agregar algo o notificar un error? -   PaleoArgentina es un lugar abierto a toda la comunidad científica, técnica y aficionados. grupopaleo@gmail.com

Aviso Legal

 

 

 

 
Grupo Paleo
PaleoArgentina
Agregar a Mis Favoritos 
Presentación
Objetivos
Colaboraciones
Copyright 
Política de privacidad 
Declaración de responsabilidad 
Aviso Legal
 

Buscanos en

como

 
Introducción
PaleoGuia
Precámbrico
Paleozoico
Triasico
Jurasico
Cretácico
Paleoceno
Eoceno
Oligoceno
Mioceno
Plioceno
Pleistoceno
Holoceno
Bibliografía
 

 
Paleo Pioneros
Paleo Lectores
Paleo Divulgación
Paleo Instituciones
Paleo Exposiciones
Paleo Congresos
Paleo Resúmenes
Paleo Bibliografía
Paleo Turismo
Paleo Web Site
Paleo Climatología
Paleo Internacional
Paleo Hemeroteca
Paleo Glosario
Paleo Videos
Paleo Animatrónica
 

 
Sabias que?
Tiempo Geológico
Donde Estudiar 
Para los mas pequeños
El origen de la vida
Ingreciones Marinas
Estampillas Fósiles
Nuestros Artistas
Antartida - Antartica
Documentales y.....
Principales Yacimientos
Apuntes Universitarios
Paleo Escolar
Preguntas Frecuentes
Ley de Protección
Geografía Continental
Combustibles Fósiles
 

 

 

 

 

 

EXTRAER, ROMPER, APROPIARSE O VENDER FÓSILES ESTA PENALIZADO!!!

>>Ver Ley